Participantes en una de las actividades organizada por la Universidad de Sevilla de la Semana de la Ciencia.

Participantes en una de las actividades organizada por la Universidad de Sevilla de la Semana de la Ciencia.

La Semana de la Ciencia de Andalucía, una quincena dedicada a divulgar la labor investigadora, organizada por la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad y que coordina la Fundación Descubre, cuenta un año más con la activa participación de nueve universidades andaluzas como uno de sus principales cómplices para abrir laboratorios, enseñar facultades y despertar el interés por la investigación  de miles de estudiantes.

Y es que las universidades lideran las opciones de un programa con casi medio millar de propuestas que, hasta el próximo domingo, pretende convertirse en el escaparate de las líneas de investigación con sello andaluz. Sus propuestas permiten que cada facultad presuma del talento de sus laboratorios y exponga con juegos, talleres y circuitos los avances con un impacto real en la sociedad no siempre reconocido.

Con una combinación de talleres, visitas guiadas, experimentos o la apuesta por la ciencia que esconden las letras, las universidades han propuesto más de 380 formas de divulgar que incluyen demostraciones y dosis de café con ciencia, cocina para demostrar la química de los alimentos, magia y observaciones astronómicas. Sus propuestas apuestan por un acercamiento a algo tan clásico como las bibliotecas, pero también al grafeno, un trocito de futuro adelantado y con firma granadina.

La programación de este evento divulgativo permite mostrar la biodiversidad vegetal, tocar las áreas de laboratorio andaluzas, jugar con minerales o adentrarse en los retos para una arqueología científica. En la agenda diseñada por las nueves universidades andaluzas tiene un especial protagonismo la de Granada que, con cerca de 150 propuestas acercará sus principales líneas de investigación y proyectos a más de 4.200 estudiantes.

Las propuestas de la institución académica granadina incluyen una decena de conferencias para conocer la belleza matemática de algunos de los edificios de la ciudad, cómo es la vida de un biólogo entre leones o las consecuencias de la contaminación. Pero el programa pasa de la teoría a pura práctica gracias a actividades como los talleres para conocer cómo comemos, la vida y la suciedad escondida en las palmas de las manos o para acercarse a las emociones desde la lectura.

También muy prácticas serán las sesiones de experimentos con pompas de jabón, las propuestas para descubrir la vida invisible del queso o las fórmulas para ver lo que otros oyen. La Universidad de Granada se ha encargado de explicar a alumnos de Bachiller qué hay de realidad y cuánto de ficción en series míticas como CSI, que los parásitos pueden ser grandes asesinos de pequeño tamaño, que la química puede ser divertida o el uso de drones en la ingeniería civil. Con el objetivo de despertar vocaciones científicas y acercar a los escolares la magia de la investigación, la Universidad también ha apostado por la receta de Cafés con ciencia, un modelo para mezclar conocimientos con historias personales que facilita entender las líneas de trabajo de los investigadores.

La programación de la Universidad de Granada permite además desvelar los secretos de la genética, conocer la informática bioinspirada, esa que toma como ejemplo a seguir a hormigas o talleres de poesía, de cocina o hasta los que explican cómo convertirse en un hacker, pero de sombrero blanco.

A las propuestas granadinas se suma la diversidad de las dos de Sevilla, que con 37 actividades acercarán la labor de sus facultades a más de 3.500 personas. La Universidad de Sevilla descubrirá el arte que esconden los laboratorios, las claves de la sostenibilidad frente al cambio climático, como transformar un patio o crear un minirobot. La agenda de esta institución para la Semana de la Ciencia permitirá recorrer sus laboratorios, compartir café con sus científicos o descubrir con talleres y sesiones formativas la Biblia del Quijote o las historias escondidas en la luz.

La Universidad Pablo Olavide, por su parte, también se ha sumado al programa coordinado por la Fundación Descubre y ha organizado media docena de propuestas para intentar despertar vocación científica en cerca de 800 personas. Esta universidad sevillana suma a sus jornadas de puertas abiertas tres propuestas de talleres para acercar la biotecnología a alumnos de bachiller desde experimentos que los convierten en científicos por un día. Para convertir la ciencia en un juego, los estudiantes podrán extraer ADN vegetal y compararlo con el de un detergente, conocer la biodiversidad o descubrir la ciencia con firma femenina.

La Universidad de Almería también ha liderado la programación de la Semana de la Ciencia en la provincia y, con más de treinta propuestas, ha acercado las claves de la investigación de la región a más de 5.400 personas. Con talleres y visitas guiadas, la Universidad almeriense ha demostrado que la digestión también se hace con el cerebro, que Darwin se equivocó, que los alimentos están llenos de química o las posibilidades de los avances tecnológicos en casi cualquier campo de la vida.

Segunda jornada de ‘Descubriendo el funcionamiento cerebral a través de casos clínicos’, en la Universidad de Málaga.

Desde Jaén, la Universidad ha ideado 42 propuestas que combinan las catas de vino y de aceite con las propuestas expositivas para recordar los 25 años de investigación en sus instalaciones o acercarse a los minerales. Pero su programa ofrece además charlas y visitas por los laboratorios, excursiones por complejos mineros y yacimientos arqueológicos y hasta conferencias en las que se demuestra que la magia es pura física, o al revés.

La oferta diseñada por la Universidad de Cádiz, con catorce actividades, se ha volcado este año en recordar la misión del hombre en la luna y en talleres para que el alumnado ‘toque’ la ciencia y pretenda dedicarle su talento. La decena de propuestas de la Universidad de Córdoba (UCO) ha permitido acercar los laboratorios a más de 2.000 personas y ha combinado las jornadas destinadas a mirar al cielo con sus ‘Espacios de ciencia’, una iniciativa que abre los laboratorios para demostrar la labor diaria de sus trabajadores. La UCO ha organizado además la tercera edición del Congreso de Investigadores Noveles, dedicado este año a resaltar ‘El mérito de la investigación’.

La Universidad de Huelva se ha sumado a la Semana de la Ciencia de Andalucía con media docena de propuestas que combinan un ciclo de conferencias y mesas redondas con las visitas al Péndulo de Foucault o las exposiciones de mujeres científicas y graffities.

La Semana de la Ciencia cuenta por último con otra veintena de propuestas organizadas por la Universidad de Málaga, que con sus charlas, jornadas de puertas abiertas y experimentos descubre a los estudiantes cómo funciona el cerebro, hacia dónde avanza el equipamiento de vanguardia o formas de explorar el cuerpo humano, propuestas que se suman a los cafés –o cervezas- con científicos.