INTERPRETACIÓN GEOLÓGICA DEL PAISAJE: GEOLOGÍA URBANA EN LA CIUDAD DE MÁLAGA

Organiza: Encuentros con la Ciencia
Fecha: 14 de noviembre
Lugar: Calle Marqués de Larios, 11
Centro: ENCUENTROS CON LA CIENCIA.
Horario: Sábado 14 de noviembre de 11:00 a 13:30
Dirigido a: Mayores de 20 años interesados en la Geología y en una visión de la ciudad de Málaga desde el punto de vista de la Geología
Hora inicio: 11:00
Hora fin: 13:30
Plazas: 20

Co-organiza: Encuentros con la Ciencia
Patrocina: Ministerio de Economía y Competitividad, FECYT, Fundación La Caixa,
Colabora: Universidad de Málaga
Ponente: Dr. José Manuel García Aguilar

Información y reservas:
www.encuentrosconlaciencia.es

Esta actividad propone un recorrido de unas 3 horas de duración por el entorno urbano de la ciudad de Málaga (sector centro – Catedral – Alcazaba – Gibralfaro – La Malagueta) donde aplicar conocimientos sobre Geología Urbana e interpretar desde una nueva óptica algunas de las principales calles y monumentos que componen su centro histórico. El recorrido cuenta con 6 lugares de interés geológico (LIG) que recogen diversas temáticas geológicas como son geomorfología, paleontología y tectónica, que serán tratadas bajo una óptica divulgativa y aplicada.

¿Es posible observar rocas, minerales e incluso fósiles sin salir de nuestra ciudad? La respuesta a esta pregunta es, sin duda, afirmativa. Pese a que raras veces reparamos en ello, nuestras fachadas, suelos, pavimentos, revestimientos y zócalos suelen estar formados por rocas naturales que muestran a menudo una extensa gama de texturas, detalles y particularidades geológicas realmente asombrosas. Muchas de estas rocas se extraen en canteras situadas en las cercanías, aunque otras veces veremos ejemplos de rocas exóticas, provenientes de otras provincias e incluso de otros países.

Por regla general, las rocas que forman nuestras calles y edificios suelen ser de tres tipos fundamentales: calizas, mármoles y granitos, de los cuales, los granitos son exportados desde canteras situadas fuera de la provincia de Málaga al carecer ésta de afloramientos significativos de esta roca. En el caso de mármoles y calizas, su extensa representación en la provincia hace que muchas de ellas provengan de canteras malagueñas. En todo caso, las rocas presentes en entornos urbanos pueden ser muy variadas puesto que las empresas encargadas de suministrar estos materiales disponen de un catálogo de más de 150 tipos, entre los que aparecen travertinos, gneises, areniscas, calizas, mármoles y granitos, dentro de una amplia gama de colores y texturas. En muchos casos, estas rocas pueden mostrar fósiles, minerales y estructuras de interés científico.

En cuanto a los materiales extraídos de canteras malagueñas y que podemos observar en entornos urbanos, tenemos la “Piedra de Casares”, losas de arenisca que muestran dos zonas concéntricas: una gris y otra anaranjada, y los mármoles blancos veteados provenientes de las canteras de Alhaurín de la Torre, Mijas o Marbella. Como ejemplos de esta riqueza geológica urbana, tenemos la céntrica calle Larios de Málaga, con la presencia de 19 tipos diferentes de rocas naturales en sus fachadas y solerías, constituyendo de este modo un auténtico museo geológico. Estos recursos no han pasado desapercibidos como elemento de dinamización turística y cultural, de modo que diversas ciudades españolas (Madrid, Segovia o Badalona, entre otras) proponen rutas de Geología urbana donde apreciar las rocas que forman sus calles y edificios.

La provincia de Málaga cuenta con más de 200 edificios y monumentos históricos catalogados, muchos de los cuales presentan un interesante potencial geológico. Muchos de ellos fueron construidos con materiales extraídos de canteras situadas cerca de ellos, y nos informan indirectamente de la composición geológica local. En otros casos, estas rocas exponen particularidades de interés científico y didáctico como son fósiles, minerales o estructuras sedimentarias. Ejemplos notables al respecto los tenemos en la Catedral de Málaga (siglos XVI al XVIII), la iglesia de San Sebastián de Antequera (siglos XVI y XVII) y las antiguas murallas árabes de Ronda (siglo XIII), cuyas fachadas exponen bloques de areniscas de edad Mioceno superior que suelen incluir restos de fósiles marinos como corales y moluscos; el santuario de la Virgen de la Peña (Mijas, siglo XVI) y el castillo árabe de Casarabonela (siglo IX), construidos sobre travertinos pleistocenos repletos de fósiles de plantas, el anfiteatro romano de Acinipo (siglo I a.C.), situado al Noroeste de Ronda, cuyas gradas fueron labradas sobre las calizas blancas de edad Mioceno superior de origen lacustre presentes en la zona, o el castillo árabe de Sohail (Fuengirola, siglos X al XII), cuyos muros exteriores contienen bloques de esquistos, mármoles, areniscas y serpentinitas verdes que afloran en las inmediaciones. Otros monumentos significativos al respecto los tenemos en el castillo de la Peña (Ardales, siglo IX), asentado sobre calizas paleozoicas con fósiles marinos, y la Alcazaba (siglo XI) y Teatro romano de Málaga (siglo I a.C.).