Más de medio millar de personas se han dado cita en alguna de las actividades organizadas con motivo de la XI Semana de la Ciencia, celebrada en Córdoba del 4 al 18 de noviembre por la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Córdoba y que este año, como novedad, se ha centrado en la relación entre ciencia y patrimonio.

El fructífero vínculo histórico del que siempre han gozado el arte y la ciencia ha sido uno de los temas tratados a lo largo de estas dos semanas, en las que se ha puesto de manifiesto cómo buena parte de las soluciones arquitectónicas se sustentan en las matemáticas, la madre de casi todas las ciencias y sin la cual muchos de los monumentos actuales no hubieran podido construirse con las características que ahora tienen.

Imagen de una de las visitas a la Sinagoga de Córdoba, guiada por el investigador Álvaro Martínez.

La capilla de San Bartolomé, La Mezquita-Catedral o la Sinagoga de Córdoba son un ejemplo de ello, monumentos incluidos dentro de la programación del evento y que este año han sido visitados bajo la óptica de las matemáticas y a través de conceptos como el de la geometría, la modulación, el orden, o la proporción. Las visitas, además, han podido complementarse con talleres de arquitectura andalusí.

Como novedad, la Semana de la Ciencia también ha dedicado un espacio al pensamiento crítico y creativo, dos conceptos muy presentes en la historia de la Ciencia y herramientas fundamentales para la adquisición de cultura científica. En este sentido, el patio cordobés Vesubio fue el escenario desde el que el artista cordobés ‘Goval’ ofrecíó un taller en el que diseccionó el sentido del pensamiento creativo y los sesgos biológicos y culturales que impiden su desarrollo. También en esta línea, y desde el espacio Juan Serrano del Rectorado de la Universidad de Córdoba, las personas participantes pudieron acercarse a la manera científica de concebir el arte del artista de equipo 57, de la mano del arquitecto Curro Crespo y la escritora y catedrática de la Universidad de Córdoba Anna Freixas.

Por último, la programación oficial de la Semana de la Ciencia volvió a contar con la tradicional actividad ‘Café con Ciencia’, en la que seis centros escolares pudieron compartir un desayuno científico con personal investigador de la institución, y el ciclo de conferencias de Astronomía ‘Mirando al Cielo’, en el que se habló de contaminación lumínica y de la historia de la cosmología.

La Semana de la Ciencia cordobesa ha contado en esta ocasión con la colaboración de la Fundación Descubre, la Universidad de Granada y la Agrupación Astronómica de Córdoba. Además, ha estado encuadrada dentro del programa de actividades del 50 aniversario de la Universidad de Córdoba y de la Facultad de Filosofía y Letras de la UCO, que cobra especial protagonismo como sede en distintas actividades.

Esta programación está dentro del VIII Plan Anual de Divulgación Científica de la Universidad de Córdoba que cuenta con la colaboración de la Fundación para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) del Ministerio de Ciencia e Innovación.