Estudiantes en una de las actividades del Centro Tecnológico Tecnova.

La Semana de la Ciencia de Andalucía ha llegado a la provincia de Almería con medio centenar de propuestas para generar química de la buena entre los estudiantes y las investigaciones. Esta quincena de divulgación, que organiza en Andalucía la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad y coordina la Fundación Descubre, acercará los proyectos que se investigan en centros y laboratorios almerienses a cerca de 6.000 estudiantes y presentará las líneas de trabajo a la sociedad. Lo hará con las propuestas de trece instituciones empeñadas en abrir laboratorios, eliminar tecnicismos y potenciar los atractivos de todas las ciencias, incluidas las sociales.

Almería se sumó a esta XIX edición de la Semana de la Ciencia de Andalucía el mismo día de su inauguración, el pasado 4 de noviembre, y lo hizo con las propuestas ideadas por el Centro Tecnológico Tecnova, institución dedicada a la industria auxiliar, el envasado y la postcosecha que integra a más de 120 empresas y que se dedica al I+D+i, la formación y la investigación.

Con esta línea de trabajo, Tecnova ha propuesta descubrir el desarrollo de cultivos subtropicales en Almería y talleres para realizar un análisis sensorial de algunos de sus productos agroalimentarios. Sus propuestas, en las que se puede participar hasta el próximo domingo, incluyen también una incursión por el reino microbiano que se oculta en el suelo y un paseo por el control automatizado de los invernaderos.

La Universidad de Almería (UAL) también se ha sumado desde el principio a esta quincena divulgativa y lo ha hecho con propuestas que demuestran que la investigación está en las ciencias, pero también en la Arqueología, el Derecho, la agricultura, la psicología o la atención social. En su programa, con el que llegará a más de 5.000 personas, la UAL ha propuesto talleres prácticos para construir un robot humanoide o uno destinado a hacer más sencillo el día a día en una fábrica, pero también a construir arte con palabras gracias a un taller de escritura creativa.

La UAL ha invitado a conocer el error de Darwin y a comprobar la importancia de una buena digestión porque el estómago funciona como un segundo cerebro. Para regar las vocaciones científicas y lograr que agarre esa semilla, la Universidad ha diseñado talleres para ver el ADN en geles de agrosa o comprobar que la química puede ser todo un espectáculo de magia. En un plano más social, el programa de divulgación ha ahondado en la interculturalidad y en los modelos de intervención social para erradicar la droga de las calle.

También mágica ha sido la oportunidad de ver la ciencia de un acuario, seguir el camino de la sal o acercarse al geojardín volcánico del Geoparque Cabo de Gata-Níjar. La Universidad de Almería ha propuesto además jugar con la tabla periódica, conocer las medidas preventivas para evitar sustos derivados del uso de internet o las redes sociales o asomarse por la ventana hacia el pasado que representa la Arqueología.

Cafés con Ciencia en la Universidad de Almería.

Para los que han querido tocar la ciencia, la UAL ha ofrecido un taller de programación básica de una escena de ambiente en el laboratorio y ha reeditado tres experimentos de física. Además, la Semana de la Ciencias de Almería ha invitado a recorrer las instalaciones de prácticas en Ingeniería Química, a conocer las redes cristalinas de realidad virtual o acercarse a los usos del agua desalada. Y para datazo de esta quincena, la propuesta “Stat Wars: El imperio de los datos”.

Junto a las propuestas de la Universidad, la Estación Experimental de Zonas Áridas se ha sumado a esta quincena divulgativa con visitas guiadas, talleres científicos para conocer el trabajo diario de sus técnicos e investigador, charlas científicas y la exposición ‘Las chicas somos guerreras’ y también ingenieras. También ha abierto sus puertas la Finca Experimental ‘’La Hoya’ para mostrar tres especies de gacelas y un caprino norteafricano amenazados, cuyo programa de cría está permitiendo su conservación y reintroducción.

La estación experimental que Caja Mar tiene en El Ejido ha propuesto este año un acercamiento a la ciencia desde los sentidos, una actividad para acercar la agricultura desde un modelo productivo protegido y explicar que la selección de cada cosecha y las características de los frutos. En esta propuesta, los participantes tienen que analizar el sabor, el color o la fisionomía del fruto, teniendo siempre presente los aspectos de una agricultura sostenible, por lo que se hará hincapié en la gestión del agua, los recursos naturales y la búsqueda de ecosistemas sostenibles.

Esta Semana de la Ciencia almeriense ha reeditado la fórmula de ‘Café con Ciencia’ para prescindir de los tecnicismos y los discursos encorsetados y presentar la ciencia de un modo más cercano. Con este modelo, el Biobanco del Sistema Sanitario Público de Andalucía ha abordado las inquietudes investigadoras en el mundo de la Medicina.

El mismo modelo lo utiliza hoy viernes el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA) de ‘La Mojonera’ para explicar, de la mano de expertas en biotecnología de los cultivos y Genómica, la historia de los mutantes de calabacín con superpoder, un relato de ciencia (ficción).

Esta cita cafetera contará cómo el hombre aprovecha la información genética de las plantas, la lucha contra la contaminación por nitratos o la necesidad de reducir, reciclar y reutilizar. La cita en IFAPA analizará la aplicación de la tecnología para mejorar el clima del invernadero, el suelo vivo de estos espacios y cómo crear y mantener un “macetohuerto” para cultivar salud en el balcón.