Observación y taller de CuentaEstrellas en el Centro de Ciencia Principia.

Bichear por la Cueva de Nerja, descubrir qué hace un psicobiólogo o viajar hasta el centro de una flor son algunas de las propuestas diseñadas por una veintena de instituciones para acercar la ciencia a la sociedad y despertar vocaciones científicas entre los estudiantes de Málaga. La Semana de la Ciencia malagueña ofrece este año 25 actividades ideadas para abrir laboratorios, exponer la ciencia en plazas y calles y acercar los principales proyectos de investigación a la sociedad.

Esta quincena de divulgación científica, que organiza en Andalucía la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad y coordina la Fundación Descubre, comenzó en Málaga el lunes de la semana pasada y lo hizo con una propuesta del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea ‘La Mayora’ (CSIC-UMA), que hasta el próximo viernes mantiene sus instalaciones abiertas para dar a conocer toda la ciencia que cultivan.

Este centro, que nació para aunar los grupos de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Málaga, ofrece además unas rutas científicas para explicar sus principales líneas de trabajo centradas en la horticultura intensiva y la fruticultura suptropical y suma una actividad dedicada en exclusiva a alumnos de hasta diez años, un viaje al centro de la flor para conocer la polinización.

También un viaje aunque por el cuerpo humano propone la Universidad de Málaga, que invita a estudiantes de Bachiller a explorarlo a través de juegos, experimentos sencillos y actividades tuteladas por el alumnado de los grados de Enfermería y Medicina. Se trata de una forma sencilla y divulgativa de explicar el cuerpo y buscar vocaciones científicas.

La Sociedad Malagueña de Astronomía se ha sumado a esta Semana de la Ciencia y ofrece hoy una charla para acercar el impacto en la vida cotidiana de la investigación en la mejora de la tecnología de baterías que les ha valido a John B. Goodenough, M. Stanley Whittingham y Akira Yoshino el premio Nobel de Química de este año. Esta propuesta se suma a la aproximación que ofreció la Sociedad Malagueña de Astronomía sobre el premio Nobel de Física otorgado por el descubrimiento del primero planeta extrasolar, lo que ha ayudado a entender la historiad el cosmos.

De planetas fue la propuesta celebrada este lunes en Muelle 1 para observar con telescopios el tránsito de Mercurio, un fenómeno que se produce trece veces por siglo, y el Venus, que pasa solo trece veces por milenio. El tránsito de Mercurio fue ayer visible en América, Europa, África y Asia y estuvo más cerca gracias a los telescopios de la Sociedad.

La Semana de la Ciencia de Málaga ha propuesta además actividades divulgativas para los más pequeños ideadas por el centro Principia. Por otro lado, el IES Mayorazgo, con la coorganización de la Fundación Descubre, ha demostrado lo que es la ‘ciencia ciudadana’ con una actividad programada para dar difusión a su particular proyecto científico.

Observación y taller de CuentaEstrellas en el Centro de Ciencia Principia.

Este instituto ha diseñado un proyecto que trabaja en los efectos negativos para la ciudadanía y los animales de la contaminación lumínica. Para dotarlo de vida, la comunidad educativa participa en el programa de ciencia ciudadana ‘CuentaEstrellas’ para ayudar al equipo científico del proyecto a medir este tipo de contaminación contando estrellas en el cielo. El proyecto pretende además generar conocimiento sobre ecología, sostenibilidad y planificación urbana.

La Semana de la Ciencia malagueña ha estado además plagada de ‘Café con Ciencia’, ese formato que acerca a los investigadores y los sienta con estudiantes para explicar, lejos de un lenguaje técnico o encorsetado, el día a día en un laboratorio o un centro de investigación. En esta oferta cafetera, el Biobanco del Sistema Sanitario Público de Andalucía ha explicado el uso que dan a las muestras que se donan y cómo un gesto sencillo puede salvar vidas.

El mismo formato ha utilizado el Jardín Botánico de Málaga, con charlas capaces de explicar la magia que hace funcionar un teléfono móvil o las matemáticas como herramienta para acercar la astronomía, pero también el presente en el que ya se busca un tratamiento al cáncer personalizado, las posibilidades de la inteligencia artificial o la química verde, una energía de futuro.

La Universidad de Málaga también reeditó este formato de ‘Café con Ciencia’ la semana pasada para debatir sobre la pornocultura y su relación con la violencia de género, analizar el Alzheimer desde la neurobiología, conocer los genes y su aplicación en biotecnología o acercarse al impacto que tendrán las comunicaciones 5G y la Inteligencia Artificial.  A esta oferta se ha sumado el programa de la Asociación Arqueológicas Yacimientos de la Araña, que café en mano se ha asomado a la Málaga de la Edad de Bronce, ha presentado la huella genética del pasado y ha defendido la importancia de conservar ‘in situ’ los yacimientos arqueológicos.

Además, el Instituto de Investigación y la Fundación Cueva de Nerja han planteado un viaje para “bichear” en el interior de la Cueva, descubrir si en ella se comían macarrones y adentrarse en el mundo subterráneo. Estas actividades forman parte del programa de la XIX edición de la Semana de la Ciencia, que hasta el próximo domingo acercará la investigación andaluza gracias a las 576 propuestas organizadas por 149 instituciones.